Patologías del Suelo Pélvico

Las patologías que surgen del suelo pélvico es un motivo para visitar a un fisioterapeuta especializado. Se necesita de un tratamiento totalmente personalizado en el cual comienza con una buena exploración y obtener un buen diagnóstico.

El suelo pélvico trabaja en coordinación con la respiración, formando ambos parte de la estabilidad del tronco. La maniobra de valsalva aumenta la presión intra-abdominal y, por lo tanto, provoca un aumento de presión en los músculos del suelo pélvico debilidad en los músculos del suelo pélvico. La teoría nos dice que las estrategias no óptimas para la postura, el movimiento y / o la respiración pueden conducir al dolor lumbar, incontinencia o trastornos respiratorios. Además el embarazo con el peso del útero aumentado, como efecto relajador de las hormonas puede debilitar, el parto provoca lesiones en el período expulsivo, la falta de estrógenos en mujeres posmenopáusicas, obesidad, estreñimiento profesiones de riesgo (músicos con instrumentos de viento o deportistas), son muchos los factores de riesgo que pueden hacer que necesitemos la fisioterapia del suelo pélvico.

Stupp et al (2011), ya encontraron que la técnica hipopresiva era significativamente menos efectiva que la contracción voluntaria aislada de la musculatura del suelo pélvico medidos con EMG de superficie vaginal y no hubo efecto adicional de añadir la técnica hipopresiva. Por lo que un profesional nos tiene que enseñar a contraer estos músculos haciendo el trabajo que más beneficioso para nuestro caso.

ejercicios-suelo-pelvico-fisioterapia-angel-araque

Entre las posibilidades de tratamientos conservadores para la incontinencia urinaria, el trabajo de la musculatura del suelo pélvico debe ser recomendado como una primera opción para el tratamiento, sin embargo, todavía se necesitan más estudios sobre los efectos del entrenamiento a largo plazo. Los protocolos de tratamiento aplicados a los estudios incluidos en esta revisión sistemática abogan por la implementación de un programa de entrenamiento de control motor incluyendo la contracción voluntaria aislada de la musculatura del suelo pélvico con el objetivo de mejorar la fuerza muscular, la resistencia a la pérdida de fuerza y la coordinación intra e intermuscular.

A partir de aquí el tratamiento puede ser de diferentes formas ya que es individualizado para cada persona en función a sus necesidades. Las principales técnicas que aborda un tratamiento es:

  • Terapia Manual.
  • Trabajo de reeducación. Respiración, relajación del diafragma y hábitos posturales.
  • Tonificar la musculatura pélvica.
  • Mejorar los orgasmos, será primordial para una contracción total de las fibras del periné.
  • Uso de electroestimulación, donde existe un biofeedback para acompañar la contracción muscular.

Pautar el tratamiento adecuado está en manos de profesionales, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.