¿Por qué cuesta tanto Adelgazar? ¿Hacer Actividad Física? ¿Tener hábitos saludables?

Según Phillipa y colaboradores (2010) ya nos advertían que el promedio de tiempo necesario para coger el hábito fue de 66 días, pero el intervalo fue de 18 a 254 días.

Lo que se ha extendido a lo largo de estos últimos años ha sido la mala interpretación de la teoría desarrollada por el Doctor Maxwell Maltz (Cirujano plástico), autor del famoso libro “Psycho Cybernetics” (1960). El cual se dio cuenta de que sus pacientes tardaban 21 días en habituarse a su nueva imagen tras una operación, o en dejar de sentir un “miembro fantasma” tras una amputación. Sirviéndose de sus observaciones y su propia experiencia, expuso una teoría que tras la publicación de su libro tuvo un enorme impacto. Pero en realidad lo que Maltz dijo es que se tardaba, como mínimo, 21 días en generar un hábito.

Encontramos en la literatura que Ronis, Yates y Kirscht (1988), argumentan que un comportamiento es habitual una vez que ha sido “realizado con frecuencia (al menos dos veces al mes) y ampliamente (al menos 10 veces)”.  Pero Philippa et col. (2010) demuestra que es probable que se necesite mucho mucho más tiempo que esto para un comportamiento repetido para alcanzar su nivel máximo de automaticidad. El tiempo real depende de la acción en sí, la persona y la circunstancia. Formar o cambiar un hábito es un proceso que requiere tiempo.

Las intervenciones con el objetivo de crear hábitos pueden necesitar proporcionar apoyo continuo para ayudar a los individuos a realizar un comportamiento durante el tiempo suficiente para que sea posteriormente ejecutado con un alto nivel de automaticidad. Ya que por ejemplo en el estudio de Philippa et col. (2010) donde los participantes estaban motivados para crear hábitos, aproximadamente la mitad no realizó el comportamiento lo suficientemente consistente para lograr el estatus de hábito.

Armitage (2005) Sugiere que perder una oportunidad no impide la formación de hábitos, pero perder una semana de oportunidades reduce la probabilidad de rendimiento futuro y dificulta la adquisición de hábitos. Lo que nos deja claro que debemos de ser continuos.

Wood y Neal (2007) han sugerido que la repetición de tareas complejas puede dar como resultado una automaticidad dirigida a un objetivo, que es distinta del hábito (es flexible y permanece atada a la meta original). La creación de nuevos hábitos requerirá el autocontrol para ser mantenido por un período significativo.

Desde  Clinica Ángel Araque, nos centramos en la individualización del entrenamiento para tener en cuenta la dificultad que tiene el crear hábitos de ejercicio continuo, que nos ayuden a conseguir los objetivos que nos hayamos propuesto. El tener un apoyo continuo y que te indiquen constantemente el camino adecuado hace que el proceso hacia el cambio de hábitos más saludables sea más sencillo y asequible.

¿No consigues ser continuo?

¿No eres capaz de entrenar constantemente? ¿No consigues los objetivos que te marcas?

Llámanos al 918285101 o acércate a hablar con nosotros a Calle Afueras a Valverde nº28, intentaremos ayudarte y hacerte más sencillo el cambio.