¿Quieres saber la razón por la que tienes dolor muscular tras varias horas en la silla y posibles razones para solucionarlo?

Uno de los problemas de salud que tiene la sociedad actualmente es el aumento de patologías ligadas a los malos hábitos de vida (falta de actividad física, mala alimentación, falta de sueño…)

Los efectos de no realizar actividad física en cabeza la lista de los problemas cardiovasculares y siguiéndole muy de cerca  los asociados a los dolores musculo-esqueléticos. Además existe una relación directa entre el tiempo que pasas sentado en tu día a día y los riesgos de padecer enfermedades cardiacas, cáncer, diabetes u obesidad.

"Siempre me duele la espalda cuando llevo varias horas sentado"

Una investigación publicada en el Journal of the National Centre Institute, aquellos que pasan gran parte de la jornada sentados tienen hasta un 66% más de posibilidades de sufrir determinados tipos de cáncer, como el de colon, el de endometrio o el de garganta. Por si no fuera poco, otro estudio aparecido en las páginas del British Medical Journal señalaba que pasar más de seis horas al día sentado te puede llegar a arrebatar dos años de vida.

Según un estudio de la Universidad de Navarra, el sedentarismo está directamente relacionado con la diabetes de tipo 2, los problemas cardiovasculares, el sobrepeso e incluso la muerte prematura. Además, varios estudios revelan otros daños que puede provocar en nuestro cuerpo permanecer muchas horas sentado:

Degeneración muscular

Mala circulación

Tanto por estar mucho tiempo inactivo como por la forma en lo que lo hacemos. Los músculos abdominales y lo de la espalda, deforman la curvatura natural de la columna lumbar. Si además, cruzamos las piernas, haremos que nuestras caderas se vuelvan más rígidas, lo que afecta a nuestro equilibrio y agilidad.

Estar sentado mucho tiempo facilita la aparición de venas varicosas, inflamación de tobillos y en los casos más graves coágulos en la sangre.

Osteoporosis

Cáncer

Al igual que en el caso de la degeneración muscular la forma en la que nos sentamos puede hacer que nuestros huesos sean más quebradizos debido a la falta de actividad.

Algunos estudios relacionan el sedentarismo con un mayor riesgo de cáncer. Los especialistas aseguran que el sedentarismo aumenta los niveles de insulina y estos, a su vez, el crecimiento celular.

La falta de actividad física causa un 9% de muertes prematuras en el mundo, equivalente a 5,3 millones de muertes por año. Durante la última década el sedentarismo (principalmente tiempo destinado a estar sentado) ha emergido como otro importante e independiente factor de riesgo vinculado al desarrollo de obesidad, diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares (ECVs), cáncer y mortalidad.

El cuerpo necesita movimiento, la falta de este hace que la musculatura se atrofie haciendo que disminuya la masa muscular, se inhiben musculatura que no se utiliza y en consecuencia que aparezcan descompensaciones que provocan los dolores musculo-esqueléticos.

Pero hay muchos trabajos que obligan a estar mucho tiempo sentado, por ello hay que buscar modos de no mantener siempre la misma postura. Cada media hora o una hora  debes de dar pequeños paseos, estiramientos concretos de la musculatura de los hombros y del cuello…Es una solución mucho mejor que  automedicarse. Estar sentado durante mucho tiempo hace que el metabolismo se ralentice y suban los niveles de colesterol y azúcar en nuestro cuerpo. Incluso hay estudios que apuntan a que, sin importar la edad, peso o cantidad de ejercicio que hacemos, pasar más horas sentado es igual a menos tiempo de vida.

Al menos una hora de actividad física diaria se necesita para contrarrestar los efectos negativos de estar sentado frente a un escritorio durante ocho horas, reveló un estudio que publicó la revista médica británica “The Lancet”. Un grupo de expertos internacionales averiguó que aquellos que se sientan durante ocho o más horas al día y realizan poca o escasa actividad física tienen un riesgo del 9,9 % de morir en un período de entre 2 y 18 años.

Empieza por buscar una motivación para hacer ejercicio físico y que te anime a dar otros pasos que van a mejorar tu salud y bienestar. Recuerda que antes de comenzar una práctica  deportiva  debes de realizar una evaluación médica informando sobre tus intenciones, además no puedes empezar una actividad deportiva “entrenando como un atleta” o como lo hacías 20 años atrás, debes adaptar el deporte  a tus condiciones físicas. Por eso lo ideal es que te pongas en manos de un profesional, y en este sentido el entrenamiento personal cualificado es probablemente la mejor opción para iniciarte adecuadamente. Gracias al entrenamiento personal sentarás las bases de tu nueva vida en movimiento, logrando mejorar tu condición física, tu salud y disfrutar del deporte que te gusta de un modo seguro.