El tratamiento prequirúrgico está teniendo una gran importancia para entrar a quirófano en el mejor estado posible, provocando  un resultado postquirúrgico más favorable. De esa forma empezaremos la rehabilitación postquirúrgica en mejores condiciones.

El tratamiento se comienza desde el día que se conoce que hay rotura del ligamento cruzado anterior y es necesaria la cirugía, y continuará hasta la misma o hasta que la rodilla tenga las condiciones deseadas.

Los objetivos de la rehabilitación prequirúrgica serán

    – – – – –

  • Eliminar la inflamación y el derrame articular.
  • Recuperar rango completo de movilidad de la rodilla.
  • Tener una marcha normal.
  • Aumentar fuerza muscular de la musculatura afecta.
  • Educación sobre los ejercicios a realizar después de la cirugía.

Se ha comprobado que los pacientes que tienen extensión completa de rodilla y mínima o ausencia de inflamación antes de la cirugía tienen mejores resultados quirúrgicos. La variante más importante a trabajar es tener una simetría de la extensión de rodilla.

Es muy común tener  limitada la movilidad de la rodilla debido a la hinchazón y el dolor después de la cirugía, y recuperar esa movilidad completa de la rodilla (especialmente la extensión) a veces puede ser extremadamente difícil. Por lo tanto, recuperar el mayor rango de movimiento posible antes de la cirugía es de suma importancia.

La fuerza preoperatoria del cuádriceps es un importante predictor de la función de la rodilla después de la reconstrucción del LCA, por lo que es muy importante recuperar la mayor cantidad de cuádriceps posible antes de la cirugía. Además, la fuerza y el control de los músculos glúteos juegan un papel importante en la prevención de una futura lesión del LCA sin contacto, por lo que también se debe fortalecer la musculatura de la cadera.

tratamientos-clinica-tres-olivos-madrid

En un estudio de Shaarani et al 2013, comprobaron el efecto de realizar un protocolo de rehabilitación prequirúrgica de 6 semanas que incluía ejercicios de fortalecimiento comparandolo con un grupo que no hizo nada antes de la cirugía. El grupo que realizó la rehabilitación prequirúrgica reportó una mejora subjetiva de la función de la rodilla, así como una mejor puntuación en las pruebas de salto de una sola pierna a las 12 semanas después de la operación. Dedicar un poco de tiempo y esfuerzo a la rehabilitación prequirúrgica tiene el premio de mejorar drásticamente el resultado de su rehabilitación en los primeros meses después de la cirugía.

Con este tratamiento de fisioterapia conseguimos que el paciente llegue a la cirugía en las mejores condiciones: marcha normal, sin inflamación, sin dolor, con la movilidad completa y una musculatura en mejores condiciones, perfecto para empezar la rehabilitación postquirúrgica de la mejor manera posible.

En Clínica de Fisioterapia Ángel Araque contamos con un equipo formado por fisioterapeuta y preparador físico (especialista en readaptación de lesiones) que te ayudará a conseguir tu objetivo de la mejor forma posible.