El volver a la práctica deportiva después de la cirugía de ligamento cruzado anterior siempre es un motivo de duda. ¿Estaremos preparados? ¿Aguantará mi rodilla? ¿Puedo volver a lesionarme?

Os vamos a explicar los tiempos y criterios que necesitamos para volver con seguridad al terreno de juego o a la pista.

Cómo os explicamos en una entrada anterior, antes de volver a la pista, tenemos que haber practicado ejercicios específicos de nuestro deporte. Aproximadamente entre la semana 17 y la 20 de la rehabilitación se comenzará esta fase cuyos objetivos son:

  • Fuerza al 85% de la pierna contralateral.
  • Test de saltos al 85% de la pierna contralateral.
  • Ejercicios específicos de nuestro deporte sin dolor, inflamación ni dificultad (sprint, chutar un balón en fútbol, driblar en baloncesto, cambios de dirección…).

Tendremos que conseguir esas metas para tener claro que nuestra pierna está en condiciones de afrontar nuestra actividad deportiva.

Sin embargo recientes estudios (Universidad de Alberta, Canadá) nos hablan de seguir con esta fase incluso hasta el mes noveno para reducir al máximo el riesgo de recaída.

Entre el mes sexto y noveno después de la cirugía, cada mes de retraso en el regreso al deporte, disminuyó el riesgo de nueva lesión en un 51%.

En un estudio de 2016 (Grindem et al), evaluaron a 106 deportistas de alta competición operados de LCA y quería que cumpliesen 5 criterios de rendimiento antes de que el jugador pasara a la competición. Estos criterios los hemos comentado antes pero con la diferencia del porcentaje:

  • Fuerza al 90% de la pierna contralateral.
  • 2 test de saltos a una pierna al 90% de la contralateral.
richy-rubio-lesion-rodilla

En los resultados cabe destacar

  • El 38% de los atletas que regresan a competición sin cumplir los criterios vuelven a lesionarse.
  • Sólo el 5% de los que vuelven cumpliendo los criterios, se lesionaron.
  • 4 de los jugadores volvieron a jugar a los 5 meses de la cirugía (en contra de los consejos médicos) y todos se lesionaron en los 2 meses siguientes.

Los jugadores de fútbol americano (NFL) requieren de 11 meses de rehabilitación hasta que vuelven a los terrenos de juego. Otro ejemplo es Ricky Rubio (NBA) que desde la cirugía hasta su primer partido transcurrieron 9 meses. También tenemos el caso de Sergio Asenjo (Villarreal, anteriormente Atlético de Madrid) que tras su primera lesión estuvo 8 meses fuera de los terrenos de juego, y al mes volvió a recaer. En la segunda lesión volvío a los 9 meses de la cirugía.

En Clínica de Fisioterapia Ángel Araque estamos al tanto de las últimas novedades en esta lesión e intentamos hacer la mejor rehabilitación a nuestros pacientes. Teniendo todos estos datos en cuenta y especialmente si el paciente no es profesional, la vuelta a la práctica deportiva debería de retrasarse mínimo hasta el noveno mes para reducir el riesgo de recaída.

Si es tu caso y quieres que te valoremos para volver con el mínimo riesgo, no dudes en consultarnos en el 918285101 o en info@fisioterapia-angelaraque.es