Toda persona después del verano se propone nuevos hábitos más saludables que le ayuden a sentirse mejor con ella misma y que le aporten un punto extra en su salud.

Desde la Clínica Fisioterapia Ángel Araque os presentamos una serie de preguntas que seguro te has hecho más de una vez:

  1. ¿Cuánto tiempo llevas sin hacer ejercicio físico?
  2. ¿Quién te pauta el ejercicio que tienes que hacer diariamente? Y si eres tú mismo, ¿crees que estás cualificado para saber si ese entrenamiento que te pones es el que necesitas?
  3. ¿Crees que las tablas automáticas de los centros deportivos son beneficiosas para ti?
  4. ¿Cuánto dinero has invertido en tu entrenamiento y aún no has visto los resultados que quisieras?
  5. ¿Cuánto dinero has invertido en ropa y utensilios para entrenar y te has dado cuenta que aún así no sabes lo que tienes que hacer para llegar a tu objetivo?
  6. ¿Realmente sabe a qué objetivo tienes que llegar en tu entrenamiento?
  7. ¿Conoces tus debilidades físicas para afrontarlas?
  8. ¿En tu entrenamiento tienes en cuenta la prevención de lesiones?
  9. ¿Cuántas veces te has lesionado al hacer ejercicio?
  10. ¿Cuánto tiempo has necesitado para recuperarte de esta lesión?

Y podría seguir escribiendo cuestiones que un entrenador personal tiene que tener en cuenta para desarrollar la planificación de cada persona. Cómo habéis podido observar no es fácil individualizar el entrenamiento y cualquier persona no puede programarlo, ya que tiene que tener en cuenta muchos factores que pueden alterar el estado físico y mental de la persona.

Los objetivos que planteamos con los Entrenamientos Personales son: el primero es tratar a la persona de forma individualizada ya que cada caso que se nos presenta es único, cada uno de nosotros necesitamos un plan, buscar una motivación intrínseca que nos ayude a mantener nuestros hábitos saludables para mejorar nuestro estado físico y mental. El segundo objetivo conseguir unas metas realistas cada mes, haciendo un entrenamiento progresivo para que el cuerpo se adapte a los cambios fisiológicos. Y el tercer objetivo es hacer un ejercicio seguro el cuál garantice la prevención de lesiones, ya que una ejecución errónea y un mal planteamiento en los ejercicios puede conllevar a la persona a una lesión aguda o crónica.

En la primera sesión se necesita conocer a la persona, se le hace un cuestionario para conocer sus hábitos y su “curriculum deportivo”, además se realiza una valoración cineantropométrica (mediciones que nos indican el estado del cuerpo, su composición corporal…) con una serie de pruebas físicas que nos ayuden a conocer el estado inicial y poder plantear los objetivos. A partir de la segunda sesión nos iremos adentrando en la ejecución técnica (ya que desde un inicio nos centramos en el aprendizaje de los ejercicios) y las pautas que deberemos seguir para conseguir los objetivos marcados (Entrenamiento y hábitos alimenticios). Con esto queremos que la persona salga con un conocimiento básico que le ayude a llevar una vida saludable y que solo necesite una supervisión ocasional.

Cuando tenemos un problema en cualquier ámbito, intentamos buscar el consejo de la persona más cualificada sobre este tema para que nos ayude y nos dé su punto de vista con una solución rápida y sencilla. Pero en el entrenamiento eso no nos vale.  

Os invito a reflexionar y a preguntaros si estáis llevando de la mejor forma vuestro entrenamiento o vuestros hábitos saludables, a ser críticos en cuanto a las vías existentes para lograr los objetivos sin tener lesiones. Acércate a la Clínica de Fisioterapia Ángel Araque y pregúntanos si podemos ayudarte, sin compromiso, te daremos nuestra humilde opinión.