Lee la verdad sobre la gimnasia de mantenimiento y entérate de cómo te deben de tratar

Vamos a intentar hacer un alto a este término para poder explicar todo lo que conlleva o se interpreta sobre este.

Para ello vamos a empezar definiendo las palabras que lo componen:

  • Gimnasia: Práctica de ejercicio físico para desarrollar, fortalecer y dar flexibilidad al cuerpo.
  • Mantenimiento: Conservación de una cosa en buen estado o en una situación determinada para evitar su degradación.

Y hacemos un paréntesis en ellos:

El término gimnasia conlleva la palabra ejercicio físico ( es una actividad planificada, estructurada y repetitiva, cuyo fin es mantener y mejorar nuestra forma física) por lo tanto tiene que estar controlada por un profesional del ejercicio físico. En cuanto a mantenimiento, ¿quién quiere entrenar sin mejorar su condición física o su salud?

¿Dónde se suele realizar?

Principalmente esta actividad la ofertan en Asociaciones de mayores, asociaciones de vecinos, Ayuntamientos o incluso Centros de entrenamiento. Es una buena forma para llamar a personas de mediana y tercera edad a que se muevan y se interrelacionen.

¿Cómo se organizan?

Para mi parecer es el punto donde más se puede mejorar.

  1. No se valora inicialmente a la persona. Cada persona que vaya a entrenar, debe de pasar una valoración, la cual el profesional conozca los hábitos, patologías, medicación y otros factores que pueden afectar al entrenamiento.
  2. Se limita el cupo a 15-30 personas, las cuales son muy diferentes entre sí. Se juntan personas de diferentes edades, patologías y actitudes físicas por lo tanto hace que el ejercicio que se puede realizar sea muy general, sin tener en cuenta al individuo.
  3. El profesor no suele estar formado adecuadamente. Este debe estar cualificado para enfrentarse a organizar una planificación en la cual sepa individualizar ante las diferentes patologías al igual de la progresión gradual del entrenamiento.
  4. No se controla técnicamente, al haber tantas personas es difícil  que el entrenado reciba las correcciones pertinentes para que conlleve un aprendizaje.
  5. En muchas ocasiones estas actividades lo hacen subcontratas, que buscan beneficio y no calidad.

¿Cómo se debe de hacer?

Esto es una opinión propia tras mis estudios de formación sumándole sentido común. Seguramente hay otras formas de organizar una buena “gimnasia de mantenimiento” pero si tus actividades no se contienen una valoración, un profesional adecuado y una progresión definitivamente puedes ir pensando en cambiarte de sitio o en exigir un correcto servicio.

1. Profesional Cualificado

Esto en muchas comunidades ya es obligatorio por ley, pero en otras muchas aún puede impartir estas clases cualquier persona. Por eso hay que tener mucho cuidado, la persona en la cual dejamos nuestra salud, debe de estar formada y cualificada para planificar y controlar nuestro entrenamiento haciendo que mejore nuestra salud.

2. Objetivos de la Actividad

Se deben de fijar desde el primer momento. Ello consistirá principalmente en mejorar la salud de las personas que se apunten mediante el ejercicio físico. Este objetivo se deberá dividir en otros (trabajar las capacidades físicas básicas, mejorar las capacidades mentales, mejorar las relaciones sociales…). Finalmente se concretarán objetivos mensuales o por sesiones.

3. Valoración Inicial

Esta dependerá del nivel de excelencia que se quiera adoptar pero mínimo el profesional que se encargue de dar la clase debe de conocer la capacidad física actual, las patologías, lesiones, medicación y factores de riesgo que pueden afectar al entrenamiento de cada individuo.

Esta indicará desde donde parte la persona para que a través del entrenamiento mejore.

4. Grupos Homogéneos

Sería lo ideal poder agrupar a personas con unas mismas características para poder trabajar mejor. Esto en muchas ocasiones no se puede organizar, por lo tanto el profesional debe ser capaz de adaptar el entrenamiento grupal a las capacidades de cada individuo.

5. Aprender Técnica

Debe de ser una prioridad controlar técnicamente los ejercicios y enseñar a la persona a autocorregirse para que haya un aprendizaje, es el pilar para que se haga un entrenamiento correctamente. Es importante que el profesional corrija individualmente.

6. Relación Grupal

Es importante que en este tipo de actividad se trabaje la relación entre las personas. Conseguiremos que haya más adherencia al ejercicio y sobretodo que haya buen ambiente en el grupo.

7. Buen Entrenamiento

Se da por hecho, pero en muchas ocasiones este debe de mejorar. En esta población es de vital importancia que se trabaje la Fuerza, ya que este está comprobado que hará frente a numerosas patologías. Ganar movilidad, coordinación…deben de estar presentes en cada entrenamiento ayudando a que se mejore y la persona encuentre mejorías en su vida diaria.

8. Valoración

Esta debe de ser también obligada, para hacer ver a la persona que se está mejorando con el entrenamiento. A veces se da por hecho que se mejora, pero se debe de tener un control y cuantificar aquellos parámetros que indicarán al entrenado su progresión

Tenemos que cambiar la mentalidad o si ya la tenemos cambiada ayudar a que otras personas lo hagan. El ejercicio físico controlado profesionalmente es una herramienta muy potente para mejorar la salud de  muchas personas, por eso tenemos que fomentarla.

Esperamos haber ayudado en la comprensión de lo que nos tenemos que encontrar cuando decidimos apuntarnos a una actividad que nos ayude a mejorar a través del ejercicio, si tienes en cuenta esto, conseguirás que el cambio se haga realidad.

Exige profesional cualificado, un trato individualizado y sobretodo que te traten como persona y no como un número.

¿Te ayudamos? Si quieres poner en marcha un plan específico y personalizado, no dudes en contactar con nosotros en el número 918 285 101 o escríbenos por email a info@fisioterapia-angelaraque.es