Los 5 errores que la gente comete al regresar al entrenamiento después de una lesión en el hombro.

Un programa de rehabilitación y rendimiento diseñado adecuadamente, puede hacer que alguien regrese al más alto nivel, incluso mejorar el nivel anterior. Gracias a nuestra experiencia podemos hablaros de lo que realmente perjudica a las personas cuando intentan regresar tras una lesión. Aquí están los cinco errores más comunes que vemos cuando intentamos volver al entrenamiento después de una lesión en el hombro.

1. Aumentar rápido la carga de trabajo cuando el dolor se ha ido

Este es el error más común. Nada es más emocionante que no tener dolor, sentirte bien o que el médico o el fisioterapeuta te de permiso para poder entrenar. Sin embargo, debemos ser muy cautelosos con respecto a la cantidad de trabajo que permitimos, ya  que las personas pueden recaer en la misma lesión.

¿Cuántas veces has escuchado o has dicho..?:

Mi hombro estaba mucho mejor así que volví a entrenar (u hacer otra actividad que no hacías). Mi dolor ha vuelto de nuevo y ha empeorado. ¿Que pasó?”.

Una vez que comienzas a sentirte mejor, no es hora de volver al entrenamiento completo como antes de lesionarte. Puedes tener unas sensaciones estupendas, pero aún debemos seguir el plan e ir de forma progresiva.

2. No restablecer la simetría de fuerza unilateral antes de cargar bilateralmente el hombro

Todos vamos a tener un brazo dominante y muchos deportes tienden a la asimetría (por ejemplo los deportes de lanzamiento). Dicho esto, vemos personas que continúan teniendo dolor en el hombro porque no pudieron recuperar la fuerza o estabilidad del hombro unilateral antes de volver al entrenamiento o su actividad diaria.

Muchas de las lesiones o dolores en el hombro vienen por la inhibición protectora y cierto grado de atrofia muscular por desuso. Hay varios factores que pueden influir: según la naturaleza, la gravedad de la lesión, desequilibrios unilaterales (de derecha a izquierda) o desequilibrios de entrenamiento (relaciones de empuje a tracción).

3. Tratar la causa del dolor en el hombro, no solo el sitio del dolor

Esto es muy cliché en el mundo de la medicina deportiva, pero sigue siendo extremadamente importante.

Los factores comunes que se pasan por alto incluyen relaciones de carga de trabajo, técnica, programación, problemas en otras articulaciones implicadas (lumbopélvica, torácica, del codo), rango de movimiento, fuerza y selección de ejercicio.

Hay demasiados factores para abordar a la vez pero deberíamos tratar de atacar a todos los que podamos. Tenemos que dar prioridad a los problemas principales, esto ayuda drásticamente a minimizar un problema recurrente.

4. No crear un objetivo individualizado

Sin una hoja de ruta detallada para volver a los objetivos de entrenamiento, los lesionados se sienten desorientados.

Debemos comenzar con una conversación sobre los objetivos principales. Una vez que se establece la línea de tiempo, puede crear una progresión de ejercicios, series, repeticiones y trabajo de forma periódica.

El programa inicial que se escribe es posible que deba ajustarse sobre la marcha en función de las sensaciones.

5. No se continúa el mantenimiento de los tejidos blandos

Este es otro problema común que surge después de una exitosa vuelta al entrenamiento. Los lesionados y los entrenadores deben recordar que el hecho de que no haya dolor no significa que se haya recuperado por completo.

A medida que los atletas entrenan más, adquieren rigidez, fatiga y desequilibrios en los tejidos alrededor de la articulación del hombro como en el dorsal ancho, redondo mayor, pectorales, trapecio superior y subescapular. Estos pueden ser los culpables de pérdidas en el rango de movimiento. Permitir que esto se desarrolle lentamente es una forma para que el dolor vuelva a aparecer.

Muchas personas se enfocan en grupos musculares primarios más grandes y pierden desarrollo para sus estabilizadores más pequeños.Cuando este desequilibrio aumenta, puede crear una situación de lesión.

La terapia manual, el trabajo de fuerza y los programas individualizados son increíblemente útiles para que las personas puedan sacar el máximo provecho de sus hombros y no vuelvan a lesionarse. Nos enorgullece que muchos lesionados se den cuenta de la importancia de esto y continúen acudiendo cuando ven estos signos para evitar llegar a la lesión.

¿Acabas de salir de una lesión de hombro?. ¡Déjanos ayudarte!