Una nueva revisión avala más la práctica habitual de ejercicio físico que los medicamentos recomendados por las guías clínicas.

El dolor de espalda es una patología muy frecuente y también compleja, que requiere un buen diagnósico para establecer sus causas, y poder así hablar de su tratamiento.

El consumo de paracetamol e ibuprofeno para el dolor de espalda y cuello solo es beneficioso en uno de cada seis pacientes, para el resto es como si hubieran tomado una píldora de azúcar.

Todo son malas noticias en torno al manejo del dolor de espalda y cuello, la causa principal de incapacidad en todo el mundo y uno de los trastornos más comunes en personas aparentemente sanas. Después de que el Instituto Nacional de Excelencia Clínica (NICE) de Reino Unido desechara la acupuntura y el paracetamol para tratarlo, un estudio publicado en la última edición de Annals of the Rheumatic Diseases acaba con la otra gran esperanza farmacológica: los antiinflamatorios no esteroideos. (1)

los-farmacos-no-ayudan-al-dolor-de-espalda

El trabajo es un completo metaanálisis, que analizó 35 estudios que comparaban fármacos de este tipo -el más consumido es el ibuprofeno- con placebo, una pastilla de aspecto similar pero sin ningún compuesto activo entre sus ingredientes. Aunque no se puede decir que los fármacos fueran completamente ineficaces para este tipo de dolor, sólo resultaban útiles para un pequeñísimo porcentaje de los pacientes. Por el contrario, sus efectos adversos afectaban a todos.

A efectos prácticos, el estudio revela que sólo uno de cada seis pacientes que toman estos medicamentos se benefician de ellos más que si hubieran tomado una píldora de azúcar.

Además, las personas que consumían este tipo de medicamentos multiplicaban por 2,5 su riesgo de sufrir problemas gastrointestinales, como úlceras o sangrado.

Entonces, ¿qué les queda a los numerosos pacientes de este trastorno? La práctica de ejercicio físico, personalizado según las características del enfermo. En la misma línea, Gennen  y colaboradores (2017) (2) concluye: “La evidencia científica disponible sugiere que la actividad física y el ejercicio son intervenciones con pocos efectos adversos que pueden mejorar la gravedad del dolor y la función física y, consecuentemente, la calidad de vida”.

En cualquier caso, esto tampoco parece suficiente. “Lo que queda claro ahora es que las medicinas recomendadas por las guías de práctica clínica para el manejo del dolor de espalda no ofrecen efectos importantes clínicos sobre el placebo”, escriben los autores, que concluyen: “Hay una necesidad urgente de desarrollar nuevos analgésicos para el dolor de espalda y cuello”.

Dolor Lumbar

La complejidad del dolor lumbar, ya sea agudo o crónico, y del dolor de espalda en general, es que muchas veces se diagnostica como “dolor lumbar inespecífico”; es decir, duele la espalda, pero no se sabe muy bien por qué. Por ello es necesario una buena valoración médica más allá del diagnóstico de “lumbalgia inespecífica” o “lumbalgia aguda”, puesto que esto no es más que describir los síntomas. Un fisioterapeuta especializado también puede realizar una valoración y llegar a un diagnóstico fisioterápico que pueda establecer el mejor tratamiento para el dolor lumbar.

Los nuevos estudios aprueban que realizar actividad física cotidiana, ejercicio o fisioterapia, influye más en nuestra mejoría que el reposo en cama en casos de dolor lumbar agudo y ciática.

dolor-lumbar-fisioterapia-angel-araque

Errores más frecuentes

1.-  Ingerir paracetamol para los dolores inflamatorios. El paracetamol es eficaz para eliminar la señal de dolor, pero no reduce la inflamación que puede estar provocándolo, como en el caso de la menstruación, golpes con hematomas, dolores musculares, etc. En estos casos el analgésico indicado es el ibuprofeno, que sí es un antiinflamatorio.

2.-  Tomar ambos para el dolor de espalda. Ninguno de los dos es eficaz para el dolor de espalda, ni tampoco en el de cuello, relacionado con hernias discales y pinzamientos. Sin embargo, el ibuprofeno sí puede ser eficaz para eliminar el dolor asociado a las inflamaciones musculares alrededor de la lesión.

3.-  Acercarse o superar la dosis recomendada de paracetamol. El paracetamol presenta una gran ventaja respecto al ibuprofeno a nivel del sistema digestivo, ya que no es agresivo con este. En cambio la dosis normal en un adulto para que surta efecto, que está en 4 gramos por día, está muy cercana de la dosis tóxica, especialmente en personas que consuman alcohol habitualmente. La dosis tóxica de paracetamol puede provocar importantes daños a nivel del hígado, ya que este medicamento se metaboliza en gran parte en este órgano y en exceso puede consumir el glutatión, principal antioxidante que protege al hígado, provocando una necrosis hepática. Si el abuso de paracetamol supera los diez gramos en una persona adulta el riesgo de muerte no es descartable. De hecho, el paracetamol es un medicamento recurso frecuente en los suicidios.

4.-  Acostumbrarse a tomar estos analgésicos diariamente. Estos analgésicos no deben tomarse a la ligera. Su uso debe ser solo ocasional y bajo prescripción mé De lo contrario, si los tomamos de modo sostenido, podemos sufrir problemas graves a largo plazo Yang 2016 (3).

Estos analgésicos no deben tomarse a la ligera. Su uso debe ser solo ocasional y bajo prescripción médica.

  1. Gustavo C Machado, Chris G Maher, Paulo H Ferreira, Richard O Day, Marina B Pinheiro, Manuela L Ferreira  Non-steroidal anti-inflammatory drugs for spinal pain: a systematic review and meta-analysis. Annals of the Rheumatic Diseases. BMJ Journals.
  2. Geneen LJ, Moore RA, Clarke C, Martin D, Colvin LA, Smith BH. Physical activity and exercise for chronic pain in adults: an overview of Cochrane Reviews. Cochrane Database Syst Rev. Jan 14;1
  3. Yang B, Petrick JL, Chen J, Hagberg KW, Sahasrabuddhe VV, Graubard BI, Jick S, McGlynn KA. Associations of NSAID and paracetamol use with risk of primary liver cancer in the Clinical Practice Research Datalink. Cancer Epidemiol. 2016 Aug;43:105-11

Si necesitas que te asesoremos y ayudemos con algún problema físico relacionado con la espalda o cuello, déjalo en nuestras manos y le daremos solución.

Teléfono: 918 28 51 01

Calle: Afueras a Valverde 28